Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Asia Menor en Valparaíso: Nada como la primera vez, nada como Enola Gay

Asia Menor, la banda procedente de Temuco que viene fresquita de un Pulsar se presentó por primera vez en Valparaíso, en un colaborativo, catártico y caótico encuentro

Sí hablamos de rock nacional independiente, es difícil discernir sobre a que referirse o cómo enmarcamos a la escena. Desde ahí nace el deseo de entender sobre qué subculturas estamos hablando, cuáles son sus máximos referentes y cómo se han desarrollado. Hay un porqué ante esto, uno en específico, una cuestión marcada: la escena independiente en Chile sigue en desarrollo; las semillas de los primeros pasos siguen germinando.

Si tratamos de entender este fenómeno independiente, por supuesto que podríamos remontarnos a los inicios de los dieses, con la explosión de bandas independientes que traen a las particularidades del indie rock a un público joven, uno que en este punto ha crecido junto a ellos.

La llamada ola del “pop de guitarras”, de mano de agrupaciones como Patio Solar, Niños del Cerro o El Cómodo silencio de los que hablan poco —todas muy diferentes entre sí cabe recalcar—, crearon una escuela en la escena independiente, penetrando el panorama del rock chileno, creando unión entre sus pares y llevando a la realidad un tipo de sonido dedicado a géneros más alternativos.

 

E.S.D.L.F en la Casa de la Cultura en Valparaíso. Fotografía por: @unlenteroto

 

Desde ahí, los sonidos comenzaron a mutar por las necesidades generacionales existentes. Hoy en día lo que vemos son proyectos de lo más variados; desde el pop punk identitario de Estoy Bien, el art rock de Chini.png o la propuesta creada en pandemia de Confió en tus amigos, la escena comenzó a mutar, saliendo de lo que sonaba hace unos años, cuando todo era mucho menos diverso; por supuesto que genial e histórico, pero quizás, viéndolo en retrospectiva, con falta de matices.

Es en este contexto, en la fría y conflictiva región de la Araucanía, nace Asia Menor, antes conocidos como Enola Gay, los cuales, con su disco que lleva por nombre dicho antiguo nombre, se han convertido en la banda de rock nacional independiente del momento. Con una victoria en los premios Pulsar, reconocimiento internacional por su debut y, como lo demostraron en la Casa de la Cultura de Valparaíso, un público necesitado de lo físico y el desenfreno catártico que la banda tan bien sabe ejecutar.

Valparaíso, desde siempre, ha sido un lugar donde el under porteño se ha nutrido de grandes exponentes. El turno esta vez fue el de una tríada liderada por los de Temuco, Asia Menor, los cuales estuvieron acompañados por los ya consagrados El Significado de Las Flores, y la propuesta emergente de Gomitas Ácidas. La Casa de la Cultura, preciosa por antigüedad que contrastaba perfectamente con luces que le daban un aura de estética neón al lugar, recibió a E.S.D.L.F para calentar motores. Una agrupación que ha tocado en escenarios como el Lollapalooza, el Movistar Arena y, no hace mucho, el Teatro Municipal de Viña del Mar, teloneando a Interpool.

 

Gomitas Acidas en la Casa de la Cultura en Valparaíso. Fotografía por: @unlenteroto

 

Los locales de la quinta región supieron mostrar su experiencia, con los temas de su increíble álbum “El Efecto Nodriza”; composiciones más que probadas como “El Rostro en las Piedras” y “Memorias”. Se dieron también el tiempo de presentar canciones nuevas de lo que sería su próximo trabajo de estudio, las cuales siguen la línea del shoegaze y los cortes alternativos psicodélicos que tanto han marcado a la banda.

Gomitas Ácidas sería la última banda antes de dejar el escenario listo a los chicos de Temuco. Una agrupación con una fuerza transmitida a través de riffs juguetones y melódicos que se sienten como una explosión de pop punk alegre, gritón y caótico. Las chicas y su nerviosismo declarado al subirse al escenario, debido a pasar un tiempo desarrollando sus carreras en la capital, no parecieron atenerse a sus propias palabras, debido a que el supuesto nerviosismo no arruinó ni por un segundo una presentación preciosa en un lugar que se disponía a venirse abajo en cualquier momento.

Y si hablo de venirse abajo, no lo digo como exageración. “Patio”, primer tema de Enola Gay de Asia Menor, fue el comienzo de un descenso lento y tortuoso hacia el desenfreno caótico de la emotividad que, ya desarrollada a través de dicho LP, se veía venir. Es cosa de cerrar los ojos y escuchar al público gritar con pasión, poca afinación y mucho sentimiento, que viven en una casa con número impar y sin ventanal.

 

Asia Menor en la Casa de la Cultura en Valparaíso. Fotografía por: @unlenteroto

 

Creía que había solo un lugar específico y mítico en el dónde esa aura de mosh sufrido, de abrazos en el descontrol y saltos pegajosos con el sudor, se veían reflejados como una necesidad casi hasta biológica. El espíritu Rojas Magallanes, ese que albergó a Silabario, Niños del Cerro, Patio Solar y tantas bandas en un nicho santiaguino icono en la comuna de La Florida, el cual creó y sigue creando un aura especial, una, hasta donde yo entendía, única.

Esa que pensé irrepetible en otras latitudes –por mi romanticismo pretencioso y adolescente quizás–, se transportó a la Casa de la Cultura. Poco y nada importaba dónde estabas; tú a lo que ibas, siendo parte del mosh, los saltos o el desenfreno, era simplemente estar ahí, a decir que esa energía también era gracias a ti. A ser parte de esos coros sufridos, de esa experiencia claramente dura y emocional que solo se pueden expresar bajo los pesares más introspectivos del post punk y el indie rock.

 

Asia Menor
Asia Menor en la Casa de la Cultura en Valparaíso. Fotografía por: @unlenteroto

 

Desde ahí creo que todo lo que pueda decir es realmente anécdota tras anécdota, las cuales transformaron a la totalidad del proyecto Enola Gay, presentado en su totalidad se sintiera, primero, ligero por la adrenalina del momento, e íntimo por sus características sonoras, impecablemente entregadas.

Asia Menor y la culminación de su disco al completo no fue el fin de la jornada, al igual que en Matucana 100, los chicos presentaron un tema nuevo que podríamos ver en el futuro segundo disco de la agrupación, no sé, quién sabe, ojalá, seguimos teniendo Enola Gay, seguimos teniendo a uno de los mejores trabajos chilenos de los últimos 10 o 15 años, no es como que nos quedemos cortos de música la verdad.

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Encuéntranos en