Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Dillom y su cautivador segundo disco

Crudo, terrorífico y genial, adjetivos perfectos para definir “Por Cesárea” de Dillom

Dillom, tras un gran y exitoso primer disco, tenía una difícil misión, superar la maldición del gran debut. En la búsqueda de nuevos sonidos y conceptos más profundos es que nace “Por Cesárea”, un proyecto musical difícil de digerir, que incomoda y que se aleja de sus orígenes musicales para explorar desde el Horrorcore hasta el Rock, en un disco conceptual que no es apto para todos.

Este segundo álbum es un universo terrorífico que nos cuenta la historia de un personaje sumamente trastornado, sumergiéndonos en lo más profundo de sus pensamientos e historia.  A través de los 35 minutos de duración del disco se nos narran sus acciones y cómo de a poco, debido a sus experiencias, se zambulle en la más profunda oscuridad hasta el presunto deceso del protagonista.

 

dillom

 

La narrativa, aunque es simple, funciona. En los primeros tracks tenemos una ojeada hacia el pasado del individuo, descubriendo sus traumas y aspectos generales. Cada canción, donde se explora desde el trap, rock indie hasta el punk, es una transición hasta el punto de no retorno con “Muñecas”, la cual es una verdadera melodía de terror ya no tan solo por la letra, sino que por todos los sonidos que conforman la tétrica atmósfera, tales como golpes de puerta, voces femeninas, bajos 808 con ataques muy fuertes, melodía de piano digna de película de terror y una guitarra con acordes disminuidos.

 

 

La primera escucha es una experiencia diferente, al ser un contenido algo denso es normal sentirse agobiado durante la mitad del trabajo y al finalizarlo la sensación de extrañeza no cesa. Este es definitivamente un álbum que necesita varias escuchas para poder ser comprendido y disfrutado en su totalidad.

En “Por Cesárea” hay grandes éxitos que ya figuran en lo más alto de las listas, como “Cirugía”, “Muñecas”, “Buenos Tiempos” y “Mi peor enemigo”. La última de estas es una sorpresiva colaboración con el destacado Andrés Calamaro, que no dudo en participar y dejar su huella en el disco. Aunque las colaboraciones son pocas, siendo solo dos, son ambas igual de destacables, ya que “La carie” junto a Lali, una de las nuevas voces femeninas de argentina, es otro hit.

 

Dillom no solo creó un álbum conceptual muy sólido, sino que también demostró la talla de artista que es. Ahora puede presumir de dos proyectos increíbles en su catálogo, enseñándole a todos que no es un simple cantante urbano, el oriundo de Buenos Aires es un artista completo y complejo que se supera cada vez más.

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Encuéntranos en