Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El sangriento origen del Día de los Enamorados: ¿cómo nació el 14 de febrero?

El día de los enamorados, de los que salen a comprar la flor de última hora, del romance, de los corazones rotos y de la amistad en general. Te contamos la historia de esta conocida fecha.

San Valentín -exactamente el 14 de febrero- es una de las fechas más populares y conocidas del calendario. Para algunas parejas es fecha sagrada, digna de celebración y una cita para hacerle homenaje al romance. Para otros es una fecha sin mayor importancia, otro invento de la mercadotecnia propia del capitalismo o, simple y llanamente, cursilería.

Para gustos, colores, pero es innegable que el 14 de febrero, no pasa desapercibido. Así y todo, ¿sabemos realmente cómo partió todo esto? ¿De adónde viene? Como suele ser con estas cosas, no está claro, pero existen algunas teorías.

 

El sangriento origen de San Valentín

 

A pesar de que nadie puede decir con total certeza de dónde viene, existe al menos una historia que es la más aceptada de todas. Va más o menos así.

En la Roma del siglo III gobernaba un tal Claudio II. Este compadre estaba convencido de que los hombres solteros y sin mucha familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras y vínculos sentimentales. En otras palabras, los enamorados, según él, eran peores guerreros.

Para evitarse problemas, no se le ocurrió nada mejor que prohibir a los jóvenes casarse, para que pudieran enlistarse en el ejército con completa dedicación. Fue ahí que Valentín, un sacerdote jugado por el romance, se encargó de unir a parejas en matrimonio de forma clandestina.

 

14 de febrero

 

Claudio II, al enterarse de esto, mandó a arrestar y decapitar a Valentín. Durante su confinamiento en las mazmorras, el oficial encargado de su custodia retó a Valentín a devolverle la vista a su hija Julia, quien había nacido ciega. Envalentonado, el sacerdote se encomendó a Dios, y con sus plegarias le devolvió la vista a la chiquilla, ganándose el respeto del oficial y el corazón de la joven Julia.

A pesar de su milagrosa hazaña, a Claudio II solo le importaba que cumpliera su castigo, por lo que lo decapitó igualmente. Según las malas lenguas, en sus últimos momentos, Valentín, enamorado de Julia, le envió una nota de despedida en la que firmaba: “De tu Valentín”. Fue decapitado un 14 de febrero. Esta, en teoría, sería la primera carta de San Valentín. De ahí vendría también la frase en inglés, “from your Valentine”.

Pasaría al menos un siglo para que la iglesia lo reconociera como santo con el 14 de febrero, siendo el día de San Valentín, conmemorando su vida y la celebración del amor. Con los años, esta festividad comenzaría a masificarse y expandirse fuera de occidente, y con el paso del tiempo, comercializarse con distintos distintivos como flores, tarjetas y regalos. Y bueno, el resto es historia. 

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Encuéntranos en