Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Fabrizio Copano y la versatilidad de un humorista consagrado

Fabrizio Copano volvió con todo a Viña del Mar y, como siempre, no decepcionó con un humor de primer nivel.

El pasado 23 de enero, Fabrizio Copano aterrizó en el Enjoy de Viña del Mar para entregar su último show antes de partir, de nuevo, a Estados Unidos. Completando, de esta forma, una mini gira de verano que lo trajo de vuelta a los escenarios chilenos con cinco fechas -tres en Santiago, una en Chiloé y una en Viña-, demostrando que sigue siendo uno de los rostros más importantes de la comedia nacional.

Y es que trayendo una nueva rutina, donde nos cuenta una serie de anécdotas de su vida personal, nos encontramos con un Copano que sabe como debe guiar a su público en todo momento para conseguir las risas. Logrando que hasta improvisaciones, se vean como parte de un guion muy bien estructurado desde el minuto uno.

 

Fabrizio Copano Enjoy Viña
Fotografía por Guillermo Cortés Rojas (@153.guille)

 

Para comenzar con lo que fue el show, primero apareció Edo Vallejo, un humorista que viene trabajando hace bastante tiempo en la escena nacional y que, cada vez más, se está ganando un espacio a punta de un humor que no tiene frenos. Con esta manera tan fiel a sí mismo, logró sacar las primeras risas de manera genuina y preparar a un público que venía totalmente dispuesto a pasarla bien.

Con esa energía positiva -cerca de las 21:40-, apareció Fabrizio Copano al más puro estilo de un ídolo, entre aplausos y gritos. Sus primeros minutos en el escenario fueron claves para entender esta nueva rutina, pues rápidamente nos acerca y nos relata su vida alejada de Chile y como esto le ha traído diversas experiencias. Aun así, tampoco abandona ese humor cercano a lo clásico chileno, yendo a referentes o experiencias cotidianas.

Entre sus experiencias, nos relató el haber sido invitado por el mismo Rey de Países Bajos a dar un espectáculo y como fue el irse a vivir a Estados Unidos partiendo desde México conduciendo. Esta última, siendo una historia que mezcla la realidad con la ficción, pero que logra hacer estallar al público de la risa por una gran imaginación con una vuelta muy inesperada.

 

Fabrizio Copano
Fotografía por Guillermo Cortés Rojas (@153.guille)

 

Entre diversas historias, siguió avanzando en su rutina hasta llegar a una de las nuevas etapas de su vida, ser padre. Sobre esta situación, habló como esto le ha cambiado su visión en diversos aspectos y como uno se va transformando en lo que no entendía cuando era pequeño, poniendo como ejemplo la manía de tener todas las luces apagadas en la casa.

De esta forma, terminó llegando a una pregunta directa hacia el público: ¿Qué querían ser ustedes cuando pequeños y a que se dedican hoy? Esta simple pregunta abrió un diálogo inmenso entre Fabrizio y sus espectadores, donde las respuestas daban un espacio para la rápida creatividad del humorista y para generar risas a partir de momentos oportunos.

Tras escuchar las respuestas de todos los que querían hablar -dando bastante tiempo-, Copano se dio el espacio para probar tres nuevos chistes que tenía en las notas de su celular para ir acabando la jornada, obteniendo buenos resultados.

Y así llego el momento de despedirse, agradeciendo la presencia de todo el público y el cariño entregado durante su tiempo en Chile. Asegurando que volverá como siempre, pero que seguirá mejorando en el camino. Al respecto, nosotros tenemos mucha fe y solo nos queda esperar a ver como sigue reafirmando su posición como el mejor humorista chileno.

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Encuéntranos en