Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Gracias Tears of The Kingdom

Zelda Tears of The Kingdom es sin duda alguna uno de los juegos más importantes del 2023. Importante también ha sido lo que logra recuperar en nosotros, esa alegría de toda la vida. 

 

Jugar a videojuegos ya no es como antes. Ya no podemos llegar del colegio, tirar la mochila, prender la consola y desconectarnos del mundo. Momentos que, para aquellos que crecimos con un control en las manos, son nostalgia pura.

Justamente, ahí está el problema, no podemos vivir de la nostalgia y eso duele. Ya no podemos simplemente tirar nuestras cosas, pensar en un mundo mágico y que nada más importe. Hoy en día, cuando tenemos la oportunidad de hacerlo, nuestra mente no se desconecta como antes, como nos gustaría que lo volviera a hacer.

Desde la madurez hasta la vida adulta, desde la ansiedad hasta el capitalismo, todos tenemos una respuesta al porqué ya no los disfrutamos como antes. Algunos dicen que los videojuegos han cambiado, que ya no se hacen como antes, que ahora todo es tendencia y que la industria ya no es la misma.

Hasta que te cruzas con algo como Zelda Tears of The Kingdom.

De pronto, te das cuenta de que lo que ha cambiado no son los personajes que amabas, las princesas que rescatabas o los mundos que visitabas. El que ha cambiado eres tú.

 

Arte oficial de The Legend Of Zelda Tears of The Kingdom. (2023)

 

Si te lo estabas preguntando, la respuesta es sí, Tears of The Kingdom es un muy buen videojuego. ¿De los mejores de la historia? Probablemente, pero eso es harina de otro costal.

La nueva aventura de Link tiene aquella capacidad, tan única de dejarnos a nuestras anchas, soltarnos la mano una vez más y simplemente confiar en nosotros. Esta vez, no solo nos da praderas y montañas para descubrir, lo que hace es, literalmente, abrirnos las puertas del cielo. Permitirnos explorar cada rincón, cada isla, cada templo y cada aldea. Lo que ha hecho Nintendo es devolvernos aquella nostalgia a la que teníamos miedo de jamás volver.

Esa hermosa sensación de alcanzar la cima de una pradera, encontrar un cofre, mirar a lo lejos y que algo más llame tu atención, es inigualable.

Una filosofía de diseño mágico que ya no se limita solo a lo que está en frente, se expande al mirar hacia arriba y, también, al atreverte a pensar que habrá bajo tus pies. Sí, nuevamente estamos rescatando a Zelda del persistente y maligno Ganondorf. La diferencia está en que esta vez Link no conoce fronteras y nuestros enemigos tampoco.

Va mucho más allá de una gratificación que nos genera la serotonina suficiente para seguir adelante. Lo que logramos en Tears of The Kingdom lo sentimos precisamente así, como un logro, uno nuestro y de nadie más. Una hazaña de aquellas que nos gustaría llevar para siempre en el corazón. 

 

 

Lo que queremos decir no es solo que el nuevo Zelda es demencialmente bueno. Queremos hablar de lo que genera, en lo que nos ayuda y lo que nos quita de encima. Para muchos, al pasar por un momento difícil, los videojuegos suelen ser el lugar seguro al que acudir. Cuando ese espacio de libertad y paz mental se comienza a desmoronar, es duro.

Es aterrador pensar que no volveremos a disfrutar, que no volveremos a evadirnos de la realidad, porque en el mundo real las pausas no existen. Puede que la meritocracia del día a día termine derrotando a la creatividad expuesta en lo que amamos. Creer que ya no podremos disfrutarla más es intimidante.

Todo esto puede sonar como una carta de amor más a The Legend of Zelda, pero no. Si esta carta de amor va dirigida a alguien, es a las personas que, con este videojuego o con otro, han podido volver a descansar. Volver a tirar la mochila, tomar una consola y desconectar sin mirar atrás.

Hay quienes dicen que es solo Nintendo intentando hacer dinero por montones y, con lo que han vendido y seguirán vendiendo, razón no les falta. Pero para algunos en esta redacción, Tears of The Kingdom ha sido el cable que necesitábamos para volver a un lugar que extrañábamos de corazón.

Gracias Tears of The Kingdom.

 

 

 

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Encuéntranos en