Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Kidd Voodoo: El camino a la consagración de la mano de Los Rompecorazones, (Vol.2).

El segundo trabajo de larga duración de un artista que trae consigo más experiencia y sonidos.

Kidd Voodo, en lo que fue una semana llena de sorpresas tras su aparición en la apertura del Festival de Viña y su posterior participación en la presentación de Los Bunkers y Young Cister, estreno finalmente, este 29 de febrero, su segundo disco. Los rompecorazones, (Vol.2) fue uno de los estrenos más esperados de este verano, y es que todos estaban expectantes al nuevo material que nos entregaría una de las jóvenes promesas de nuestro país que, con el paso del tiempo, ya ha logrado tener su merecido puesto en el mainstream nacional.

Este segundo álbum consta de 12 canciones y una duración total de 35 minutos y 28 segundos. Algunos de los tracks ya habían sido lanzados con anterioridad, estos son “Minnie <3”, “Ese Guille” y “Recuérdame </3”. Dejando un total de nueve canciones inéditas para este proyecto. Mucho se especuló al respecto de cómo sería llevado este trabajo, pues ya todos asumíamos que no solo sería un disco de reggaetón, sino que traería consigo alguna canción con influencias en el indie rock debido al pasado del artista y, efectivamente, así fue. El sátiro nos entregó una propuesta diferente, algo que no es normal en el medio y que es un soplo de aire fresco al menos en el género urbano.

 

 

El principio del disco es un punto de partida excesivamente enérgico. Las tres primeras canciones son elementos muy disfrutables, sobre todo por ser reggaetón; sin embargo, cada una posee su carácter distintivo que hace que sean piezas únicas. Quizás la que más flojea aquí sería “Prendía”, pero “Grabándote: )” gracias a su beat acelerado hace que destaque y que uno la recuerde fácilmente, por otro lado, “Guaya Guaya…” destaca por su beat y letra, cualidades que la convirtieron rápidamente en una de las favoritas de los fans y en uno de los puntos más destacables de los primeros minutos.

Luego nos encontraríamos con “Ese Guille” el cual pese a no llevar mucho tiempo publicado es uno de los grandes palos que posee el sátiro en su catálogo. Esta canción, junto a “Minnie <3” y “Recuérdame </3” son algunos de los puntos más altos del proyecto y por eso pienso que su estreno se debió haber dado con el disco y no haber sido publicadas con anterioridad. El que tus mejores cartas hayan sido mostradas y se haya tenido un tiempo más que razonable para digerirlas le quita un poco de peso a Los Rompecorazones, (Vol, 2). 

 

 

Obviando las antes mencionadas, después tenemos algunas de las grandes sorpresas, las cuales son “Enrolar” y “Ángeles”. La primera de estas es, sin duda, una de las mejores piezas. Un reggaetón triste, con una buena letra y fácil de identificarse, una receta que nunca falla, pero que solo pocos logran hacer de tan buena forma como lo hace Kidd Voodoo y Drefquila. Por otro lado, la segunda es una balada a guitarra con la increíble voz de David, que nos entrega otra canción que nos deja claro que juega en otra liga. Un track con mucha personalidad y un coro alucinante que se suma a las infaltables en sus próximos shows en vivo.

Este disco es un trabajo de joyería, con puntos tan altos que, aunque su estreno se haya dado en febrero, cuando toque hacer el recuento del año por allá en diciembre, hablaremos del álbum como uno de los mejores del 2024. Ahora Kidd Voodoo no es una promesa, es el presente de un movimiento que le ve como referente debido al impresionante catálogo que ha logrado conseguir en tiempo récord. Este proyecto no hace más que reafirmar su estatus y pavimentar un camino que pareciera no tener límites para uno de los grandes artistas de nuestro país.

 

 

 

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Encuéntranos en