Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Spider-Man 2 tiene lenguaje inclusivo y está perfectamente bien

Marvel's Spider-Man 2 se ha visto envuelto en un debate sobre su uso del lenguaje inclusivo, forzar una agenda y todos esos alegatos que, sinceramente, ya nos sabemos de memoria.

Finalmente, ha salido Spider-Man 2 y tú vas directo a comprarlo (si no lo tienes reservado ya). El juego llega a tus manos y es todo lo que esperabas; una fluidez mecánica que te ayuda a recordar porque en 2018 el simple hecho de balancearse por Nueva York era suficiente para tenerte pegado a la pantalla por horas, villanos que te emocionan solo con su presencia y un continuismo realmente acogedor. Avanzas y ahí está Mary Jane, Harry e incluso la figura del tío Ben. Te reencuentras con Miles, trabajas junto a él en la piel de un siempre amigable Peter Parker, el vecino más querido de toda la gran manzana.

Realmente aprecias el amor que Insomniac ha puesto en este juego, el trepamuros está de vuelta, tus 60 dólares valieron la pena, todo va bien. Te balanceas con una sonrisa de oreja a oreja por una ciudad que se comienza a ampliar cada vez más. De la nada escuchas una voz en la radio, un agregado más a una experiencia realmente inmersiva. En un podcast que te llama la atención, escuchas lo siguiente:

 

«Al menos contrató a mi investigadore favorite, le Dre. Em Young»

 

No puede ser, los progres lo han vuelto a hacer, han vuelto a arruinarte la vida. Si, así como escuchaste, Marvel’s Spider-Man 2 tiene lenguaje inclusivo en su doblaje al español, realmente la agenda woke no tiene límites, ni siquiera para respetar al entorno de una figura cultural tan poco cambiante (Spider-Man ha sido quizás el superhéroe más reinventado en la historia).

Bueno, siempre puedes ir a redes sociales y quejarte, después de todo, para eso están diseñadas. Luego de investigar un poco te das cuenta de que, gracias a dios, muchos streamers que sigues también se mofan de semejante crimen cultural. Todo está bien, tu sesgo de confirmación externa descansa en paz, muchas gracias Twitter, me disculpo, muchas gracias X.

 

 

¿Qué trepe muros? Normal ¿Qué respete el lenguaje inclusivo? No, eso si que no 

 

Creo que no es ni la primera ni la última vez que el lenguaje inclusivo es y será tema de debate. Quizás, cuando se hablaba sobre la viabilidad de instaurarlo de manera global, con más fervor y con bandos que se identificaban por el derecho a ser nombrados con un pronombre neutro y, en la vereda contraria, el oponerse diciendo que la lengua española es una y se respeta con la vida. No sé si es sorpresivo o no, pero, con la salida de Marvel’s Spider-Man 2, la aguja no se ha movido mucho y los puntos de reflexión siguen cayendo en lo mismo.

Esta vez los actores son diferentes y el contexto también lo es. La discusión ahora recae en lo nuevo de Insomniac Games y como una comunidad reacciona al hecho de que, en un par de escenas determinadas, a un personaje no binario se le refiera a través de pronombres neutros. Los argumentos, al igual que la base de la Nueva York que visitamos en esta secuela, siguen siendo los mismos: inclusión forzada, el derecho a ser nombrado y Sony, supuestamente, queriendo lavar su imagen.

No sé a quién va a sorprender esto, pero el español es de todos nosotros. No existe algo tangible como los derechos de autor del español y, de llegar a existir, confió firmemente en que la RAE no serían los dueños. Puede que te molesten ciertos modismos, manera de expresarse, nombrarse o simplemente de comunicarse, espero que se entienda que estas formas diferentes de entablar relaciones humanas no tienen que estar regidas por una institución (ya bastante tenemos con la burocracia del día a día creo yo).

Spider-Man no deja de ser un producto cultural, uno que tú conociste de cierta manera, que yo conocí de otra y ojalá, alguien más joven en un futuro no muy lejano, conozca de otra. Nuestras fuentes culturales se moldean a través de estructuras sociales cambiantes a cada paso. Puede que te sorprenda, pero al ir moviendo la estructura, también cambia el producto.

 

 

Que la veracidad de una obra en la que existen hombres lagarto, monstruos de arena y un icono que simula ser una araña, sea puesta en duda por el hecho de que una persona en un podcast use un pronombre neutro, no habla de una discrepancia lingüística, habla de una posición ideológica, la de la intolerancia.

Y sí, puedes desactivar esta opción, pero al hacerlo (a diferencia de ajustar el brillo o el sonido del juego, por ejemplo) no estás adaptándote a tus una preferencia, estás silenciando un tipo de lenguaje que prefieres ignorar porque si te dieran la opción, preferirías que no existiera, llevándote por delante lo que para otros puede ser de suma importancia.

Me pregunto donde queda la defensa a la pureza del autor en todo esto. Cuando Miyazaki quiere hacerte pasar por las penumbras de la frustración y hay gente que exige un modo fácil, no, ahí hay que respetar la visión del autor. Sin embargo, cuando en Insomniac quieren que en su videojuego se use el lenguaje inclusivo para ciertos personajes, al parecer la visión del autor deja de ser tan relevante. 

Por mucho tiempo he odiado un poco mi nombre. Ignacio me parece soso y quizás un tanto irritante, ante esto siempre que conozco a una persona le digo que me llame “Nacho”, un sobrenombre que me acomoda más. En mis 22 años de vida nadie jamás me ha corregido, se ha negado o ha tratado de decirme que según las normas lingüísticas de la RAE estoy cometiendo un delito. ¿Por qué esto no aplica cuando una persona te dice que quiere que la llamen con un pronombre y no con otro?

Podemos sentarnos y discutir sobre la validez de este tipo de expresiónes. Lo más probable es que lleguemos al mismo lugar, a la misma respuesta: «Sí, yo lo respeto, pero no lo uso cuando me lo piden» o el menos maquillado: «Me parece una estupidez». Si constantemente leemos comentarios sobre cómo la agenda woke se ha apoderado de nuestras grandes fuentes culturales, en los videojuegos o cualquier otro frente artístico, estos pseudo debates no son más que las lágrimas de una batalla perdida por un conservadurismo que simplemente no acepta ni aceptará que ha perdido una vez más.

 

El complejo del gamer 

 

Sí, esta pequeña discusión no nació desde la más absoluta nada. La discrepancia ha nacido gracias a ciertos streamers españoles que han causado conmoción debido a su reacción a la escena en la que se usa un lenguaje neutro para referirse a una persona no binaria. Sea El Rubius, Xokas o cualquier otro streamer que se haya sentido ofendido por un ínfimo guiño a la inclusividad en el mundo del videojuego, lo importante no es el hecho, lo importante es que dice sobre la comunidad la reacción de figuras con tantos seguidores como estás.

Quizás no sea derechamente transfobia ni un mensaje de odio, pero sí que revela un problema más grande. El de que si juegas a videojuegos por un largo tiempo hay temas que simplemente no pueden tener cabida. Puede que la intención sea sacar la política, la inclusividad y todos esos temas que al parecer no nos incumben en pos de divertirse. Lo que quizás se quiera lograr sea dejarle estas cosas en las manos de los de siempre, los políticos, activistas y toda esa gente que, supuestamente, debe ser expulsada como norma cuando de entrar en un seguro mundo digital.

Parece que repito mucho lo obvio, pero este debate lo seguimos teniendo así que vale la pena volver a decirlo. Sí, los videojuegos son políticos, nacen desde una sociedad que muta, quieras o no hacer caso a esto. Lo cierto es que cuando matabas soldados en el Spec Ops: The Line, estabas cometiendo crímenes de guerra, cuando te dedicabas a buscar a Sephiroth con tus amigos, no dejabas de ser parte de un grupo eco terrorista que luchaba contra una compañía hipercapitalista.

 

Spider-Man 2

 

Sorpresa, cuando sales a las calles de Nueva York hay gente distinta a ti, que, ya sea a través de un podcast o interactuando cara a cara, prefieren ser llamados con otros pronombres. Si entendieras al personaje al que buscas proteger de los malditos progres, a lo mejor entenderías que si hay una persona que claramente va a respetar esta decisión, Peter Parker, un icono de la marginalidad que no tiene por qué negarse ante estos cambios.

Hay una realidad que se hace muy palpable cuando hablamos de videojuegos, la de siempre ser catalogado como un bicho raro. Quizás en los 2000 o antes, quedarte jugando con tu GameBoy en vez de al fútbol como los otros niños, te hacía ser extraño, un marginado y la burla de algunos que pegaban posters de Cristiano Ronaldo en sus habitaciones (no tengo idea que jugadores eran mega estrellas en los 2000).

Estamos en 2023, ya no tienes que defender tus hobbies, puedes compartirlos, disfrutarlos libremente, asumir que el bicho raro ya no eres tú y, por el amor de dios, dejar de poner a prueba a toda persona que te dice que le gustan los videojuegos preguntándole cuántos Dark Souls se ha pasado. Afrontar esta realidad, quizás te haga escuchar a una chica en un podcast decir: «Le Dre. Em Young» sin querer sacarte las orejas para no escuchar semejante atrocidad y tener que recurrir a Twitter para validar tu opinión con un tipo que, con 33 años, dice: «Holy shit bro eso a mí me da cringe» pero se indigna cuando alguien cambia la letra de una palabra.

No hay alguien mejor para ejemplificar esto que el mismo Peter Parker. Si creciste viendo al Peter ñoño que se acomplejaba por no ser como los chicos populares que eran su gran obstáculo de cara al amor de su vida, Mary Jane Watson, deberías entender lo que es ser una minoría, un marginado, aspirar a tener un espacio en el que, simple y llanamente, se te respete por ser quien eres.

Si no te gustaban cuando te lo hacían a ti, a lo mejor no deberías hacérselo a aquellos que les encantaría disfrutar de un hobbie contigo. Quizás respetar los pronombres de alguien y no escandalizarse cuando alguien se atreva a hacerlo hará que haya menos bichos raros, con eso deberías estar satisfecho, debería ser suficiente, espero que lo sea.

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Encuéntranos en